Los conflictos y la verdad.

No existimos familias sin conflictos. Siempre hay.El asunto está en resolverlos o no. Los hablamos o no. Los miramos o no los miramos, nos mentimos, desviamos, ocultamos, para nosotros mismo y para los demás o somos honestos con nosotros mismos y con todos los integrantes de la familia. Ojo, que ser honesto no es nada fácil,Sigue leyendo “Los conflictos y la verdad.”