Etiquetas

, , , , , , ,

rajaPara mi, criar a 4 hijxs ha sido y sigue siendo duro. Es conmovedor y me obliga a sentir pensar a cada momento en mi y en cada uno de ellxs cuando no duermen bien, mientras les he dado pecho, cuando se han enfermado y no me refiero a una gripe, si no a enfermedades serias y a esos dolores que te clavan a ti por dentro, problemas sociales y a veces académicos en el colegio, el término de mi matrimonio y cómo ese hecho les iba afectando a cada uno en diferentes momentos y de diferentes formas. Mirarlos al mismo tiempo de ir mirándome … y a veces darles la espalda, queriendo y sin querer, como me la he dado a mi.

Criar a mis hijos e hijas no ha sido para nada fácil, cuando por momentos te contestan mal y una queda aturdida en el piso, de la misma manera como seguro ellos deben quedar cuando una les contesta de la misma manera, deben quedar aturdidos.

Mirarlos cuando están callados con audífonos en sus piezas armando sus propias identidades, mientras al mismo tiempo voy reuniendo los pedazos de mi luego de algún bombardeo.

Ha sido muy rico darles besos, abrazarlo, escucharlos armar frases, con sus palabras llenas de “z”, sus pasitos, los pasitos de mi cuatro hijos, sus dibujos, sus manitos gorditas y sus olores a cachorros, dos de cuatro aún lo tienen… los otros huelen a adolescentes, trayendo delante de mi como un fantasma a mi propia adolescencia  y a no querer recordarla, mientras ellos cantan, bailan, se enamoran, construyen tribu, salen solos y tanto más protegidos, pero sus pasos recuerdan los míos. Criar no es fácil. Luego a sintonizar con la plasticina y las muñecas de la más chica para luego secar penas del tercero porque el segundo le dijo no sé qué cosa y yo quiero estar en Facebook… al final todos y cada uno en sus necesidades y alguien tiene que ceder, no siempre dejo de hacer lo que estaba haciendo con una linda sonrisa, la mayoría tiro el teléfono y a veces exclamo ¡qué pasa ahora!? y una vez que voy, el que lloraba se fue corriendo a jugar con los vecinos. ¡CTM!

Soy mujer como todas y lo veo en los #circulosdemujeres a todas nos pasa lo mismo. Ser mujer, mamá y todos nuestros otros roles no es fácil. A todas nos pasa lo mismo.

Insisto, la crianza cuesta y también cuesta dinero. Y sospecho se debe ser peor viviendo en estos tiempos de alto consumo, es re caro criar… la además educación me la cuestiono a cada rato. En fin podría seguir sin parar de escribir, pero voy a recalcar lo que una vez publiqué en este muro, no recuerdo exactamente las palabras, pero dije algo así como que me cargaba el día de las madres y que me parecía una idealización horrible, porque al trabajar con mujeres, al ser mujer, la mayoría tenemos conflictos justamente con nuestras madres (y no las juzgo ni culpo, obviamente a ellas también se les cargaba el peso de la crianza, quizás más que ahora) y también dije que me gustaría que mis hijos me llamaran por mi nombre para así quitarme el peso y la autoridad y el respeto que implica el nombre “mamá”. La cagada que dejé, fue como un acto de terrorismo a la instituciçon “mamá” y las piedras saltaron. Pero como bien dice mi amiga Nohemi Hervada, son esas piedras com las que construimos castillos o casas. Bien, sigo, mientras mis hijxs crecen y se van formando situación, sospecho, será toda su vida, lo mismo me va a ir pasando, lo mismo… no terminaré nunca de aprender de la vida e iré intentando darles todo lo que me nace darles y lo que puedo darles incluso regularles las emociones y prestarles mi aparatito mental, abrazos, besos, casita, amparo y que ojalá nunca me tengan que agradecer nada, que para mi es un placer darles.  Pero no doy lo que no tengo ni me invento ser quien no puedo ni quiero ser, si me alcanza para x doy x, pero una mujer estresada, violentada, estoy segura funciona peor.

Desde ahí mi sugerencia es nutrirse una para nutrir a los pollos, tener fuerza una para ir en busca de alimento. La paradoja, la trampa en la que estamos metidas es que una no siempre tiene fuerzas, obvio, somos mamíferas humanas y tal cual se enferman ellos, se angustian y lloran, lloramos, nos angustiamos y nos enfermamos nosotras y por tanto es el papá, la familia y la sociedad completa la que debe reconocernos y dejar de idealizar la maternidad. Mientras más se idealiza la maternidad más sola nos quedamos, porque se da por entendimos que somos ídolas y no lo somos. Idealizar la maternidad es una agresión. De hecho, la idealización que hacemos es para no querer ver el REAL, lo feo, duro, hostil de algo. A la sociedad en general (a las personas) le conviene vernos ideales, así descansan en nosotras y luego todos los conflictos con los hijos ¿son culpa de quien? De nosotras, porque el peso estaba en las mamás… porque ya saben que la maternidad esta idealizada y no, al menos yo no soy ideal y estoy segura ustedes tampoco no son madres ideales ni mujeres ideales, hacemos lo que podemos igual que todos no más, pero vuelvo a repetir se nos ha puesto a las mujeres un DEBER SER BUENA MADRE, UNA IDEALIZACIÓN de la maternidad que no es tal. Hablar de lo que de verdad nos sucede, dejar caer el velo, no nos hace vernos feas, nos convierte en mujeres reales y poner eso sobre la mesa, hablar y decirlo, puede que cambiemos las funciones en la casa y en la sociedad. Propongo que no nos idealicemos más. Esto es lo que hay.

Leslie Power

Psicóloga Clínica