Etiquetas

, , , , ,

Valledelapazciencia

En el “Valle de la PACIENCIA” en ‪El Valle de la Luna‬ de mi ‪#‎Rutadelsilencio‬ por ‪‎San Pedro Atacama‬ este abril 2015, recordé que los niños y las niñas necesitan crecer en un valle de paz ciencia y amor, que hay trabajos que requieren mucha paz ciencia y que a veces esperar que pase el invierno requiere tener paz ciencia… Pero también pensé que nuestros procesos necesitan paz ciencia de parte de nosotros, así todo madura a su tiempo y nunca antes… Así todo el crecimiento, la sanación de las heridas, los procesos terapéuticos, los cambios.
Mientras estaba en este Valle de la Paciencia supe también que a veces, hay que perder la paz ciencia y poner en marcha la energía que levanta los límites, el auto cuidado, las estructuras y las buenas defensas. Se acabó la paz ciencia para todo aquello que mi cuerpo sienta que no le queda cómodo y que sienta como agresivo.
Hay veces que hay que perder la paz ciencia a tiempo.
Y nunca es tarde para aprender a poner límites. Una persona que de niño o niña fue abusado sexualmente, con golpes, con palabras hirientes, ley del hielo, todas las agresiones anteriormente nombradas, juntas o por separadas, ha implicado que los LIMITES DE SU CUERPO, PSIQUIS, ENERGÍA HAN SIGO TRASGREDIDO por las personas importantes de su vida, por tanto, quedó su cuerpo, su organismo preparado para posteriores abusadores. Los límites casi no existen. Su cuerpo quedó como una membrana débil, permeable por cualquiera. Un compañero de colegio, un “amor”, cuñadas, suegras, “amigas” padres, madres, profesores, profesoras, pediatras, ginecólogos, cirujanos, abogados… personas cualquiera que pueda sentirse con el derecho de abusar del “débil”, del “abusable”.
Hasta que un buen día, esa persona abusada se da cuenta, se cansa, se hastía, se aburre del abuso y se encuentra con otras personas que, por lo general, también habiendo sido abusadas y se han transformado en psicoterapeutas, “maestros”, “guías” le dan la mano, para ayudarlos (nos) a perder la paz ciencia y a aprender a poner límites en nuestro cuerpo. El abusado o abusada, se aburre, se aburre de ponerse en el mismo lugar siempre y se sale del juego. ¡Pierde la paz ciencia, al fin!
Leslie Power
Psicóloga Clínica
‪#‎FreePeople‬ ‪#‎pazciencia‬ ‪#‎paciencia‬ ‪#‎libertad‬ ‪#‎salud‬