Una mujer loba, sabia, no permite a un zorro, zorrear.

Es parte del machismo del patriarcado la mentira, el abuso y los engaños.
Es parte del machismo del patriarcado, las mujeres obedientes, sumisas y atontadas.

Es parte de lo mismo los machotes golpeadores, infieles, musculosos que se compraron el cuento.

Es parte del machismo y del patriarcado, años y años de abusos que caen sobre nuestras espaldas encorvadas aguantando el peso mientras avanzamos por la vida. Las mujeres hemos aguantado tanto. Los hombres han aguantado tanto.

Por estos días me ha tocado ver que de tanto estar juntas, de tanta información encontrada y compartida, tanto apoyo recibido y del atrevernos a ser valientes a mirar hemos podido levantar con fuerza la espalda y dejando caer la piedra enorme que cargábamos.

piedra

Es que nos hemos pasado años trabajando, limpiando, gestando vida, criando, dando pecho, sosteniendo a otras mujeres, demasiado concentradas en tareas cotidianas, de esas, de las más heroicas pero invisibilizadas, mientras algunos zorros con piel de ovejas hacen de las suyas.
Obvio, una loba no permite a un zorro, zorrear.
Sólo una mujer honesta, trabajadora, obediente, cuidando de otros puede dar espacio para que el zorro sea zorro, ya que la mujer honesta no tiene tiempo ni energías en andar tras las huellas que va dejando el animal, la mujer honesta está en tareas más importantes.
Pero al levantar la espalda gracias a la ayuda de otras y una vez que dejamos caer la tremenda piedra que cargábamos, podemos ver el paisaje completo, ya tenemos la cabeza en alto y el corazón abierto hacia adelante, ya podemos comenzar a ver todo lo que tiene el paisaje preparado para nosotras. Estamos livianas, libres de abusos, del pasado, de la niña hambrienta comiéndose cualquier pedazo miserable de carne ofrecido… todo atrás, todo porvenir.

Quizás cueste un poco, puede que el cuerpo quede adolorido, son años de cargar la tremenda piedra, pero estoy segura, ya pasa. Ya pasa, va pasando.

Lamentablemente, el machismo del patriarcado nos jode a todos, a todos por igual, en el bando en que estemos, pero es peor, si el zorro es un buen actor.

Leslie Power
Psicóloga Clínica

pd.: Es hora de atreverse a ser loba, sabia, astuta, a confiar en las intuiciones y buscar donde uno se sienta bien querida, si estás frente a un zorro manipulador, de esos que se ven enteros buenitos y tu cuerpo de loba lo intuye lo contrario ¡huye!

Recomiendo leer todos los textos de la psicoanalista francesa Marie-France Hirigoyen

Publicado por lesliepower

Psicóloga Clínica pacientes adultos. Motivada por dar a conocer las evidencias empíricas en lenguaje simple para cambiar la manera de relacionarnos desde el parto, la crianza... Es urgente una revolución si queremos vivir mejor.

2 comentarios sobre “Una mujer loba, sabia, no permite a un zorro, zorrear.

  1. Llegue aquí por casualidad y al leer no pude sentirme mas identificada, casi al borde de la lagrima, que rabia cuando uno ve a estos zorros, con toda su piel de oveja, engrupir a todo tu entorno al nivel de volver a tu familia en tu contra, porque obvio, uno es la cuatica, la jodida, la pesada, etc… y ellos son unas pobres victimas de estas lobas… Lo único que alivia mi gran carga, es que todo cae por su propio peso, y por supuesto, prefiero quedar como cuatica y jodida, que como mentirosa, sinvergüenza y farsante.

Deja un comentario