Hace unos días recibimos el video que Constanza Lizama realizó de los talleres que ROZA ZARAGOZA hizo en Chile invitada por nosotros, NACIMIENTO & CRIANZA. Escribo los nombres con mayúsculas, porque acabo de ver el video y tengo el corazón en MAYÚSCULAS, contento, palpitando, me sentí la cara y me vi sonriendo, me cayeron un par de lágrimas de pura conmoción… estuve en todos los talleres, menos uno y estuve con Rosa, almorzando, en un Círculo de Mujeres en mi casa y en pijamas en la cocina compartiendo el desayuno… y la disfruté, estoy segura nos disfrutamos. 

Ella disfruta su voz, canta precioso, canta a la vida, al parto, al nacer, renacer, a morir, le canta a la vida, a los nuevos hombres, a la sexualidad, a ser mujer, a los niños, a la leche, al cuerpo, a las heridas, a la sangre de vida y a la sangre de muerte … Es linda, es mujer, es payaso, es mariposa, es vieja, es joven, es lúcida, es bruja, es hada, es luz, es sombra … 

En sus talleres, bailamos, nos reímos, lloramos, jugamos, y en algunos de ellos, sobre todos en los que fueron papás y mamás con sus hijos, a veces costaba distinguir quienes eran los niños, entre las risas, bailes, canciones y juegos, se difuminaban los “grandes” y los “chicos”. Fue un regalo. 

En el taller de la relación con mi propia madre,  ¡ay! ¡qué encuentro! 3 horas intensas de mujeres sentadas en círculos, que bailamos para aflojar las defensas y nos encontramos con que bailar entre mujeres es de lo más entretenido y rico y que de verdad, deberíamos hacerlo más seguido, además su música es increíble y motiva a cualquiera, para luego, dar paso, a la conversación, a la escritura, al trabajo personal, a meterse hacia adentro y a encontrarse con la propia madre, ya no desde la queja… si no desde todo lo lindo que recordamos de nuestra mamá, su olor, su pintarse los labios … sus manos … en fin… una terapia desde la buena onda y no siempre desde el lugar de la mujer sufriente y “víctima”. Otro regalo.

El taller para mamás de hijos pequeños y embarazadas al que no fui pero que si fue la Fran Montedónico con su Santiago, fue otro gran regalo, música, encuentros, preparaciones, gestaciones, partos, puerperios, nacer y renaceres, música, cantos, bailes, abrazos, miradas, guaguas y mamás juntas y ocitocina flotando en el aire…. me perdí ese regalo. 

Al final…. El taller el El Encuentro con Mi Propia Voz… del que no puedo decir nada. Ese fue el trato. Sólo diré que es para valientes, para mujeres que van en camino a ser mujeres que quieren cantar a la “luz de la risa de las mujeres” una vez que hemos hablado desde lo más profundo y verdadero. Tremendo regalo.

Les dejamos con mucho cariño un regalo para que disfruten!!

 

Esperamos tener a Rosa el próximo año, ése fue el acuerdo. 

Leslie Power