Etiquetas

, , ,

2500.pg_2D00_16_2D00_single_2D00_mum_2D00_Al_5F00_104070tY si, la maternidad tiene su lado oscuro… Cuando los hijos están enfermos, cuando no hay ayuda con las cosas de la casa. Cuando el sueño no da tregua y el dolor de espalda sólo pide una cama.

No sólo duele que un hijo esté enfermo, también duele estar con la otra hija en brazos sin poder jugar con el que juega solito, aún su malestar.

Sentir por un momento el caos del desorden interno reflejado en las cosas tiradas en el piso y las camas sin hacer.

Molesta mirar Santiago oscuro y constatar como enferma este aire contaminado. Se me estruja el corazón solo imaginar cuantos sufren, allá abajo en la ciudad.

La maternidad tiene su lado oscuro, más a veces y menos otras tantas.

Duele el desamparo al ser madre… cuanto mejor estaríamos, todos, con las madres!

Se extrañan las madres.

Madres que nos entreguen palabras suavecitas, lugares calientitos, agua, comida, estructura… en un momento en que muchas veces nos perdemos entre lo que soñamos y vivimos.

La maternidad y sus lados, uno de ellos, el del sueño cansado que invita a no hacer nada y a entregarse al caos … a veces, ahí, se está mejor.

Leslie Power