Etiquetas

, ,

Según los avances en neurobiología, la genética manda hasta las semanas 14/16 de gestación, luego, el ambiente comienza hacer su trabajo.

¿Qué ambiente?
Bueno, la respuesta es fácil: el ambiente madre.
Y ¿la madreambiente cómo está? ¿Cómo está esa embarazada que gesta a un futuro ser mamífero humano?
Como ya se ha dicho el desarrollo del ser humano, depende entonces, en parte de su genética, del estado biopsicosocial de la mujer y de la relación subjetiva que la mujer establece con ese hij@ en gestación, con su pareja, con su mundo. Lo subjetivo es lo que percibimos en relación y por el otro, hij@, amig@, jefe, pareja, etc. y que está compuesto por los DESEOS, biografía, historia, actualidad, cultura, antepasados de la persona, etc. Es lo opuesto a objetivo, ya que cada historia es distinta. Puede googlear para más información.
Bien, si “LA EXPERIENCIA MODIFICA LA EXPRESIÓN DE LOS GENES” significa que gracias a Dios o a la naturaleza, como usted prefiera, nuestros genes no son nuestro destino. Un ejemplo, el aire que respiraron nuestros abuelos, impactó en los genes de ell@s y por tanto en los nuestr@s.

Un ejemplo, real (modificado). Todo el alcohol que se tomó la abuela Margarita, tiene impacto, hoy, en nosotr@s. Esa madre alcohólica, que se despertaba con dolor de cabeza, enojada, que “pateaba a la perra” y de pasada a nuestra madre, hizo que los genes de nuestra madre se modificaran. Nuestra madre de niña, vivió sus mañanas asustada y en su cerebro, secretó exceso de cortisol y adrenalina (hormonas del estrés) provocando que sus sinapsis no fueron de las más adecuadas. Puede leer un resumen, que hice sobre el último Congreso Iberoamericano de Apego titulado: “Las relaciones con nuestros p(m)adres diseñan nuestro cerebro”.

Bien, sigamos con el caso.
Nuestra madre fue un embrión en gestación dentro de un útero, dentro de un cuerpomente, de la abuela Margarita. Nuestra madre de niña fue tímida; en el colegio se sonrojaba por todo, solía esconderse en las cortinas de la sala de clases, se hacía pipí sin que nadie lo notara, no tuvo muchas relaciones amorosas. Fue a la universidad, estudió enfermería y se casó, con un hombre, varios años mayor que ella, pero que sólo tomaba alcohol los fines de semana, ese es nuestro padre, un alcohólico de fin de semana y nuestra madre sumisa, temerosa, obedecía y nos llevaba a la plaza para dejar que papá descansara o “pasara la mona”. Ya ven, el ambiente, tiene SU IMPACTO.
Nuestra madre, en la plaza no nos miraba, solía enganchar su mirada en las hojas de los árboles y justo antes, algo, se colocaba bajo la lengua. “Yo, si la miraba. Hoy soy grande y no recuerdo infancia, siempre tuve la mirada prendida en mi madre”.
Este es sólo un ejemplo.
Podemos hacernos muchas preguntas: ¿Por qué tomaba tanto la abuela Margarita? ¿Por qué nadie hizo nada por nuestra madre, niña golpeada y asustada? ¿Qué pasaba en el ambiente más inmediato a esa familia? ¿Por qué la paciente, nieta de la abuela Margarita, quiere cambiar su destino, viniendo a psicoterapia?
Bueno, porque el ambiente y la relación subjetiva que establecemos con otr@s tiene un impacto en nuestra biología. Y si mi paciente, cambia, sus hij@s no repetirán la historia, y tendremos, luego de 4 generaciones un final feliz.
Volvamos al título: PORQUE SOY PRO VIDA.
Porque me ocupa no sólo el embrión en gestación si no su madre. Que es el ambiente de ese ser humano, no sólo por 9 meses, sino que muchísimo más que eso. Recuerde la lactancia y su doble función de alimento físico y afectivo.
Soy pro vida, porque para que un ser humano en el vientre se geste bien, la madre debe estar tranquila, sostenida, sana, amada, así, amará, sostendrá, cuidará tranquilamente de su hij@.
Soy pro vida porque hablo de sexualidad abiertamente como algo natural, enseñándole a mi hijo hombre que se debe hacer cargo de sus fluidos corporales, los que incluye el semen que trae espermatozoides que en la unión con un óvulo puede que se geste una vida humana. Y digo, puede que se geste una vida humana, porque las mujeres abortamos espontáneamente muchas veces, de no ser así de sabia la naturaleza, estaríamos sobre poblados y con niñ@s mal cuidados, ya que la mamífera humana tiene la capacidad de cuidar a pocas crías. Por suerte no somos criticadas o acusadas por estos embarazos que no fueron.
Soy pro vida, porque le enseño a mis hij@s, que ser madre y padre es muy complejo, nada de fácil y que no basta con proveerles de cosas, si no que hay que estar, ahí, porque como los seres humanos tiene la necesidad vital del apego, un@ debe estar justamente para que se puedan apegar. Debemos estar para nutrirlos y para poder hacer eso, hay que empatizar con las necesidades de ese otro y satisfacerlas, aunque los 1eros meses sean sumamente demandantes y tengamos que dedicarnos a limpiar cacas, reflujos, dormir poco, etc. Hay que postergar el ego, el exitismo, la vida rápida.
Entonces, vamos viendo que ser pro vida es ser pro vida, es decir, nos ocupamos activamente de la vida completa, desde su gestación hasta su muerte y no sólo durante las primeras semanas.
Soy pro vida, como much@s, porque cuidamos a los niñ@s, porque estamos cerca de ell@, los observamos, les secamos las lágrimas explicándoles que lo que sienten es pena, y los cuidamos para darles contención, información, techo, salud, educación, cariño, amor y no para usarlos como objetos para nuestras satisfacciones o perversiones sexuales, aprovechándonos de la necesidad de los niñ@s de ser tocados amablemente y recibir cariño.
También somos pro vida, porque no golpeamos a los niñ@s, nada, ni un poquitito, ni a mi vecino que me cae pésimo, ni al judío, ni al musulmán, ni al extranjero. Dios, no querría eso de nosotros o ¿sí? Ser pro vida es ser pro vida, cualquier vida.
Además soy pro vida, como much@s otr@s personas, porque me ocupo de que se sepa que las “salas cunas” no son el ambiente adecuado para los mamíferos humanos, ya que está demostrado que hasta más o menos los 3 años necesitamos al menos una figura significativa para ser bien cuidados. Lo otro es ser mal cuidados y tratados como objetos sin considerar la subjetividad propia de cada niñ@ y desarrollar su potencial. Léase a Marta Montaldo y su libro ¿Dónde estás Mamá? http://mujer.latercera.com/2009/09/06/01/contenido/23_433_9.html Y/o vea este video. http://www.dailymotion.com/video/x72w4n_sue-gerhardt-por-que-importa-el-amo_school de la Investigadora del cerebro de los bebés Sue Gerhardt.
Lucho junto a muchos hombres y mujeres, desde donde cada uno puede, por políticas de apoyo a la maternidad y paternidad, ahí tenemos un pequeño ejemplo, postnatal de 5.5 meses, que en un comienzo era un atropello a la mujer. Y ojalá pudiésemos ser tan pro vida, y modernos, aunque de original, no tiene mucho, en vez de alejar a los hij@s recién nacidos de los cuerpos ambiente de sus madres, pudiésemos incorporarlos a los ámbitos de la madre, como por el ejemplo al ambiente trabajo. Hay suficiente investigación sobre los beneficios de la crianza en brazos y fulares para el desarrollo emocional sano de los bebés. Esos bebés lloran nada, ya que las madres o padres al estar pegados a ell@s reconocen y satisfacen de manera rápida sus necesidades. ¿Magia? No, se llama necesidad de exterogestación.
Bueno, también ser pro vida es garantizar acceso a la salud física y emocional para el niño nacido con patologías y para su familia.
Ser pro vida, es dejar de meter miedo diciendo que la maternidad desciende laboralmente, porque no lo hace, al contrario nos empodera. Y ¿por qué ser padre no desciende laboralmente? ¿Qué tal si ellos salen a marchar por igualdad por sus parejas mujeres? Pero por los pingüinos de Punta de Choros, ahí están tod@s ¡hasta en videos se lucen!
Vamos, ser pro vida, es que las isapres, a las mujeres en edad fértil, no nos cobren 5 veces más que a un hombre, eso es un abuso, robo, violencia.

Ser pro vida es luchar porque los planes de salud de los menores de dos años, no sean tan caros.

Ser pro vida, es no abusar de la mujer y pagarles el 30% menos que a un hombre en igual puesto de trabajo.
Ser pro vida es tener toda la información real sobre cómo y dónde parir, miren que hacer negocios con el cuerpo de la mujer y del hij@, no es ser pro vida, es ser perverso.
Ser pro vida, es garantizar que cada niño tenga cuerpo materno y paterno, para acurrucarse, sentir su seguridad y crecer firmes y con buena autoestima, para que no se dejen aplastar por algunos que mandan, para que no se dejen abusar.
Ser pro vida, es más que ocuparse del silencioso feto que crece 40/42 semanas in útero Eso es fácil. Ser pro vida, de verdad, es ocuparse del ambiente de ese ser humano.
Ser pro vida, es cuidar de la salud de la mujer, del hombre, de los niños.
Ser pro vida, es ser generoso con la educación y que la información esté al alcance de la mano, para poder decidir libremente.
Ser pro vida, es dejar de pensar que el ser humano, tenga éste la identidad sexual que tenga, no tiene opción a decidir, sobre su cuerpo y con quien lo comparte para hacerse cariño, apegarse.
Ser pro vida es detenerse y pensar qué nos está pasando que la tasa de natalidad en Chile va descendiendo a 1.8. ¿Es este sistema social y económico adecuado para que las madres y los padres podamos criar bien?
Somos pro vida, los que hacemos la m(p)aternidad visible y con eso hacemos visible las necesidades de los hij@s, porque ellos son chiquitit@s, con su cerebro inmaduro y si nosotr@s sus p(m)adres no hablamos por ell@s, ¿quién lo hace?
Soy también pro vida, porque soy mujer, porque he dado vida, porque trabajo con mujeres y no quisiera verlas en situación de ningún tipo de aborto, de nuevo, según la subjetividad puede ser muy traumático. Lo subjetivo existe y cada mujer es distinta, pero objetivo es que si se aborta y ojo, Chile tiene una de las tasas más altas de latinoamérica http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S1726-569X2006000200011&script=sci_arttext y, si se hace… será porque no hemos hecho lo suficiente por la vida. Es también un hecho objetivo que es un corte, herida, que ninguna mujer merece vivir. Somos más que un cuerpo/cosa que se presta. https://revoluciondelamor.wordpress.com/2012/03/14/el-cuerpo-se-presta/
Y si la subjetividad existe ¿por qué no acompañamos y sostenemos a la mujer que decida llevar su embarazo a término aunque sepa que la patología que trae su hij@ no lo hará viable? He acompañado a mujeres con mortinatos y también hemos realizado plan de parto y el plan del funeral. Compañía para la mujer que decida interrumpir ese embarazo de manera terapéutica, ¿por qué no la sostenemos en su difícil proceso?
Soy pro vida porque desde niña supe que existen sufrimientos que no son dignos de ser vividos por ningún ser humano.

Cuidado con tirar la primera piedra, en la historia de la humanidad los abortos han existido siempre, esta es una situación que nos puede tocar a cualquiera. En mi caso, hace 16 años, el doctor simplemente, me advirtió: “si no te hago un legrado aspiratorio completo, aborto terapéutico, puedes perder tu útero y tu vida”. A ese hijo o hija lo deseaba y en mi imaginario, ese fue mi primer hij@. Lo pasé mal, antes, durante y después.
Leslie Power
Psicóloga Clínica

11 comentarios:

    1. Gracias Leslie por la claridad con la qie expones cuestiones que son complejas..! los links de otros articulos me parecen contundentes e interesantisimos. Tu abordaje del tema invita a mirar con Realidad, No desde un discurso u otro, no desde una doctrina u otra, sino desde la Real Dimensión y significación del amar la vida. Gracias x visibilizarlo, por ayudarnos en eso mucho. Eres una valiente!

    2. Lola, gracias a ti!!! Me costó mucho escribirlo, no resulta fácil explicar términos por decirlo “académicos” de manera que estén al alcance de la mano. Bueno, hago lo que puedo… el tema me tiene cuestionando, pensando… aprendiendo. Un abrazo! leslie

    3. vaya que lo lograste! Está muy bien explicado desde lo académico y desde lo pedestre, se entiende y se siente. Gracias por compartir lo que piensas y lo que sientes. Saludos

    4. Manolyta
      Me encanta la manera en la que escribes,tan clara y asertiva, me siento muy bien leyendote y analizando lo que expresas,me identifico contigo, gracias eres un gran aporte, gracias por existir =)
    1. Manolyta, gracias por tomarte el tiempo y leerme. Y gracias, también por ser valiente y dejar un comentario en este post.
      Un abrazo leslie

    2. Me ha gustado mucho, soy provida en el sentido en el que hablas, y al igual que a ti me parece importantísimo acompañar a la mujer cuándo pasa por un aborto, cualquier tipo de aborto: espontáneo, terapéutico o voluntario. Es una situación muy dificil en todos los casos y que puede dejar heridas muy profundas en la mujer. Si encima le ponen trabas, le juzgan, le critican y le dificultan el proceso la pueden destrozar

      LESLIE POWER

      3 de abril de 2012 19:36

      Gracias Silvia, por leerme y escribir! Bienvenida a la Revolución del Amor leslie

    3. Carola HBecker
      Leslie, No sabes como disfrute leyendo. Yo también soy PRO VIDA y soy una convencida que el amor y el respeto mueven no solo montañas, tambien seres humanos y conciencias!!! Siempre firme en nuestros principios. Viva la revolución del Amor. Un saludo desde Sines, Portugal Carola HBecker Psicóloga
LESLIE POWER
Qué lindo debe ser Portugal! Gracias por leerme y por dejar un comentario, no sabes como me gusta saber que hay eco, por ahí!! Te abrazo y bienvenida a la Revolución del Amor leslie
meme
Leslie, excelente tus columnas y muy útiles!!! Como madre primeriza tuve la suerte de estar a dedicación exclusiva con mi hija durante el primer año y fue grandioso, ahora que volví a trabajar va a sala cuna y le costo acostumbrarse y en la tarde esta con su abuela, yo la veo feliz ahora, pero me preocupa la constante necesidad de estar encima mío el ratito que pasamos juntas en la tarde, me extraña e intento dedicarle a ella todo mi tiempo, toda otra actividad es despues que se duerme!!!!! Viva la vida, viva el apego y seguiré aprendiendo contigo gracias!!!!
Ileana Medina
Leslie, estás escribiendo maravilla!!! Gracias por estos artículos llenos de poder, amor y hermosura!!! Abrazos inmensos!!